El crecimiento del comercio electrónico ha traído consigo un auge de la logística en este sector. No solo porque cada vez haya más pedidos, sino también porque las opciones de envío y entrega son cada vez más amplias: envío normal, envío urgente, entrega en domicilio, en centro disponible, en oficina, en taquilla externa, etc. Con todo, los usuarios nos hemos acostumbrado a un abanico de posibilidades con el que podemos recibir nuestros pedidos prácticamente cuando queramos.

Pero esta tendencia puede generar un reto: el medioambiental. Porque si haces una compra que tenga entrega urgente, ¿te has planteado que quizá tu pedido vaya en un vehículo con un solo paquete o con muy pocos? Tú has recibido tu compra en muy poco tiempo, pero ¿hasta qué punto es sostenible que el vehículo que te lo trae esté empleando recursos sin siquiera ir lleno?

La huella de carbono de un envío urgente

Según el informe Las claves en la logística de Última Milla, elaborado por Deloitte, durante el pasado confinamiento la venta ‘online’ de bienes de consumo creció un 118%, la de productos del hogar un 147% y la de electrónica un 150%. Además, los consumidores son cada vez más exigentes: reclaman envíos urgentes, mayor flexibilidad, mayor trazabilidad, repartos a domicilio y precios más bajos.

Por otro lado, la industria de los envíos urgentes, denominada logística ‘Last Mile’ o de la última milla, se enfrenta al reto de no contribuir a una ampliación de la huella ambiental de sus envíos. Actualmente, el transporte de mercancías genera cerca del 25% de las emisiones totales de gases contaminantes y acapara el 20% del tráfico en las ciudades. No se trata de que no haya transporte de mercancías, sino de que este sea lo más eficiente posible. Y eso será difícilmente lograble si los camiones de reparto no van llenos, sino que solo llevan uno o muy pocos paquetes.

“No todo es urgente, pero el planeta sí”

De esta premisa parte Thebox66 aboga por un envío responsable y sostenible, recordando que “la diferencia entre el envío de un paquete urgente en un solo vehículo y esperar a que ese medio de transporte esté completo supone un importante ahorro de emisiones, ya que permite reducir el número de rutas”.

Con esta iniciativa, la compañía busca transmitir a la sociedad la reflexión sobre si un envío es realmente urgente, ya que “no todo es urgente, pero cuidar el planeta sí”. Así pues, “con un uso más inteligente y responsable del servicio de paquetería es posible optimizar las rutas de los diferentes medios de transporte.

Thebox66 pretende así concienciar sobre el impacto de la paquetería urgente en el medioambiente y abrir el debate sobre su uso responsable

Esta reflexión se entronca con tendencias actuales como el ‘slowlife’, un movimiento a nivel mundial que busca llevar un estilo de vida menos ajetreado, con un consumo más responsable y sostenible.

Esta campaña se enmarca dentro de la lucha contra el cambio climático, uno de los compromisos que asume Thebox66 teniendo como principales objetivos la desvinculación del incremento de emisiones, la neutralidad en carbono y la circularidad, un modelo de negocio sostenible basado en la reducción al máximo de los residuos, la reutilización y el reciclaje.